Marta Diez Blanco

La voluntad de crear es la misma
que la voluntad de sobrevivir.
Víktor Ullman

 

Me considero principalmente una ilustradora emocional, que observa y se observa dibujando. Dibujar me sirve para encontrar un espacio entre la emoción y la reacción, un sitio de calma donde ser. Una especie de método científico para diseccionar sensibilidades. Desde mi adolescencia he utilizado el dibujo para explicarme a mí misma las cosas que no entendía, como una herramienta arteterapeútica.

Soy diseñadora industrial de formación, ilustradora autodidacta, vallisoletana afincada en Madrid y amante de Etta James y de las croquetas. Trabajo como diseñadora en mi propio estudio desde hace más de 6 años. Comencé la carrera de ciencias químicas en una época en que me encontraba perdida y triste pero afortunadamente me fue mal, cambié mi trayectoria y vine a Madrid a estudiar. Estudié diseño industrial, que es una ingeniería técnica a mitad de camino entre lo ingenieril y lo artístico. Me gusta pensar en ella como la carrera de los inventores. He estado siempre trabajando en departamentos creativos en varios ámbitos. He diseñado mobiliario, he trabajado en una empresa de perfumes diseñando los frascos y concibiendo el branding de los productos; también para Uno de 50 en el departamento de marketing y como diseñadora gráfica y de packaging del retail de National Geographic. Después de unos años trabajando en empresas la verdad es que sentía que tenía que haber otra manera de relacionarse en el trabajo. Una manera menos hostil, que dañara menos a las personas. Así que dejé el trabajo por cuenta ajena y hace 6 años monté un estudio de diseño con dos amigos. Trabajamos en mi casa, luego tuvimos un local que remodelamos con nuestras manos desde el suelo hasta la fontanería, lo dejamos de tener, perdimos a uno de nuestros socios, aprendimos, nos equivocamos mil veces, nos fue bien y luego mal y luego bien...

Por si queréis fisgar la web: MimbreStudio

Proceso creador

El proceso creador es mi relación conmigo misma. Es en torno al proceso creador donde  me enredo y desenredo una y otra vez para aprender, para entender mi relación con los otros, con la vida misma. También es el lugar en el que encuentro espacios de calma y donde me siento a salvo de ser juzgada. También es una relación que cambia a medida que yo cambio. Por todo esto formarme en Arteterapia fue casi un paso natural en mi camino de desarrollo personal, una combinación de mi propia terapia, mis necesidades creativas y mi anhelo de poder compartir los beneficios de la creatividad que yo misma he experimentado..

Supongo que ahora mismo la pregunta que cabe hacerse tiene que ver con cómo crear desde el placer y dejar de hacerlo a escondidas como un espacio secreto. De ahí la necesidad de esta web para dar pasos en el camino de la visibilidad de mi trabajo como artista y como arteterapeuta.

¿Arteterapia?

La Arteterapia es un maravilloso recurso terapeútico que va más allá de las palabras, cuando lo que está dentro no las encuentra  para narrarse a sí mismo. El proceso creador es un lenguaje pre-consciente, atávico. Como el caldero de las brujas. Es a su alrededor que se articula todo en arteterapia. No pasa siempre, pero a veces aparecen esas piezas del puzzle que nos construyen, suscitan reflexiones que eran invisibles a nuestra normalidad. El proceso creativo cambia el tiempo, lo vuelve elástico, esponjoso; como si el diálogo interno habitual se silenciase y todo se volviese tierno, vulnerable y seguro. Y en ese espacio/tiempo, cualquier cosa es posible.

desarrollado por MimbreStudio